miércoles, 18 de septiembre de 2013

Sesión continua - Por un puñado de dólares (¿Impulsar a emprendedores o aprovecharse de parados?)



El pistolero con el nombre más cheli de todo el oeste, Carlos, (Clint Eastwood) conocía perfectamente la diferencia entre un profesional y un mercenario. Pero, para quien no la tenga clara todavía, diremos que la principal diferencia reside en que el profesional está enamorado de su profesión (vocación y ambición), y el mercenario solo está enamorado del dinero que gana con su profesión (avaricia). 

Un profesional, cuando llega el momento, hace el esfuerzo que sea necesario para que el mercado sobreviva. No es una ONG, pero sí alguien que entiende que se trata de ayudar a quienes integran su mercado, para así poder seguir ejerciendo su profesión junto a los demás. Un mercenario, sin embargo, en ese mismo momento, se limitará a arrancarle al mercado lo necesario para sobrevivir al precio que sea. El mercenario, con el peso de su avaricia, acabará rompiendo el saco del mercado.



En Pantuás realmente estamos estremecidos ante la actual paradoja: la realidad es que el hecho de que la crisis termine convirtiendo a los “emprendedores” en la pieza más codiciada de los mercados es simplemente una. No nos engañemos, las empresas nacientes han sido siempre en buena lógica el objetivo de las empresas de marketing, diseño y comunicación, pero, en este momento, le duela a quien le duela, es simplemente porque los parados son legión, el acceso al trabajo inexistente, y el autoempleo la única salida que les queda, a pesar de las dificultades que ello conlleva y que los mercenarios se empeñan en disimular, e incluso negar, con tal de que esos posibles emprendedores se lancen al ruedo.

Hablando en plata: ahora mismo están sobre la mesa o bien seis millones de victimas propiciatorias, o bien seis millones de posibles emprendedores que podrían regenerar la estructura empresarial de este país. Y, ¿a que no sabéis de quién depende en gran parte que ocurra una u otra cosa? Por supuesto, antes que nada, de su propio empuje e ideas, pero también de nuestra ética, de que nuestro apoyo sea el mejor que podamos darles a nivel de conocimientos, experiencia y calidad en todo cuanto les apoyemos. 

Sería un triste error que, por vender cualquier cosa y a cualquier precio, les engañásemos, nos aprovechásemos de profesionales, potenciales, presentes y futuros, colegas, desvalijándoles antes de que lleguen a serlo, en lugar de tratarles ya como a auténticos colegas/clientes que, a su vez, tendrán otros y generarán, de nuevo, demanda, movimiento, negocio… vida.

Desde Pantuás queremos reiterar que solo partiendo del conocimiento de determinadas premisas, de la calidad, de la solidez, se puede tener una garantía de futuro. No basta con solo conocer el producto o servicio que se quiere proporcionar, también es necesario conocer el mercado en el que se va a evolucionar y la imagen y la estrategia adecuadas para el mismo. 

Los que tenemos los conocimientos y los medios para ahorrarles camino, tenemos la obligación de hacer realmente un esfuerzo para impulsarles, y ellos deben entender, desde el principio, que nada gratis tiene una base coherente. porque la ocasión lo merece. ¿Qué negocio real regala lo que es su patrimonio? ¿Qué estarán regalándote, pues? Rebajemos nuestros precios, nuestros márgenes, pero no nuestra calidad, no vendamos “gato por liebre” con tal de vender algo que les sea asequible a todos, aunque luego no les sirva ni a ellos, ni a nosotros. A ellos porque no podrán aprovecharlo y a nosotros porque el mercado terminará desapareciendo con ellos. 

Seamos profesionales, convenzámonos todos de que se trata de invertir lo justo, de efectuar ese “quid pro quo” que es la base de todo negocio, y que nos permitirá a nosotros ayudarles de verdad con la cosecha que hemos recolectado durante años, y a ellos aprovechar nuestra experiencia y conocimientos. No destrocemos el mercado definitivamente, no hundamos este puente, ni ningún otro, hacia nuestro futuro.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Sesión continua - Star Wars II: El ataque de los clones (¿Emprendes o trabajas?)

A todos nos parece sin lugar a dudas que Obi Wan, por ejemplo, es un magnifico personaje: un “bueno” triunfante. En el otro extremo, nos encontramos con Darth Vader, un “malo” malísimo, pero también un excelente personaje. Y finalmente están los clones. Ni son malos, ni son buenos… No son nada y, hagan lo que hagan, serán otros los que se arroguen sus triunfos. 

Supongo que alguien se estará preguntando ¿Y qué tiene que ver esto con el asunto de los emprendedores? Pues bien, empecemos por el principio: según los últimos estudios, frente a la crisis, el 62% de los profesionales parados optarían por levantar su propia empresa como solución al paro. Un 48% lo haría en el campo en el que ya tiene experiencia y un 52% en cualquier ámbito distinto. Absolutamente loable esa inquietud por encontrar una salida laboral en el autoempleo, pero debemos hacernos esta pregunta. ¿Qué más da a lo que te dediques, o con cuánto empeño, si nadie va a notar la diferencia, ni tú mismo?



Si hacemos caso al aluvión de anuncios de ayudas a emprendedores que están copando internet y el resto de los distintos medios, cualquiera puede hacerse emprendedor fácilmente, y cualquiera puede obtener de inmediato una imagen, unas tarjetas de visita, una página web, un blog…  de manera prácticamente gratuita. ¡Y puede ser cierto! Basta con que tanto el 48% como el 52% acepten tener la misma imagen repetida, aburrida e impersonal, y opten por el camino teóricamente fácil. Un 100% de clones saldrán al mercado finalmente y durarán el mismo tiempo: casi nada, pues partirán de la línea de salida con la derrota como todo bagaje, con la idea, sutilmente imbuida y ya preconcebida, de durar poco tiempo en dicho ruedo. 

Todos los apóstoles del “regalo”, de lo gratuito, juegan a hacernos creer que emprender es algo sencillo y fácil, que por lo tanto vale cualquier cosa para comenzar, y que no merece la pena invertir en crear una marca sólida antes de saltar al ruedo empresarial. Sin embargo todos sabemos que cualquier emprendimiento, ya sea empresarial o vital, debe tener como prioridad una muy sólida base, y en el caso de las empresas, una filosofía, una estrategia y unos objetivos que además deben ser transmitidos gráfica y emocionalmente por su imagen de marca. 

El marketing, el diseño, y todo lo que conllevan ambos, no son un lujo. Ni siquiera un simple factor de diferenciación. Trabajando juntos deben ser quienes capten el alma de un proyecto, de una próxima empresa, y lo transformen en un mensaje alto y claro que llegue impactante a todo su público objetivo, de tal manera que ahorremos tener que ir a buscar constantemente a ese público y explicarle, una y otra vez, cuáles son nuestras intenciones y la garantía de la que partimos para cumplirlas, dejándonos centrarnos en nuestro trabajo real, para desarrollarlo a la perfección y lograr nuestros objetivos, la continuidad rentable de nuestro proyecto, el triunfo de nuestra empresa.

¿Qué es preferible? ¿Ser uno más de los miles de clones u Obi Wan, o incluso Darth Vader? ¿Es preferible tener personalidad propia, o perderse en una multitud idéntica y sin criterio propio? ¿Apostar o salir como un ganador? Invierte lo justo, sé un profesional y acude a profesionales. ¡Saldrás ganando!

Reciclando conocidos y recientes spots televisivos:

250 tarjetas de visita: Gratis 
1 Página web: Gratis.
1 blog: Gratis.
Que tu imagen funcione: ¡No tiene precio!