miércoles, 5 de marzo de 2014

Sesión Continua - Lo que el viento se llevó

Resulta dramático lo que el viento se lleva, en un sentido metafórico, en esta película. Pero no solo el viento tiene la capacidad de llevarse cosas, y no solo las cosas metafísicas, vuelan con el viento. A veces, además de nuestros sueños e inquietudes, también nuestros proyectos más consolidados, se pierden por un tornado, un huracán, o una mil veces maldita crisis.

De ninguna manera vamos aquí a especular con las razones por las que tantas empresas han sido engullidas por esta crisis actual, porque el simple hecho de que la misma dure ya ¡6 años! es razón suficiente para que, hasta las empresas más solidas, zozobren.

Pero, teniendo en cuenta que eso es así, ¿cuánto más peligro corren las empresas que no están firmemente asentadas cuando esta llega?. Cualquier campista sabe que elegir bien el terreno, tensar los cabos, clavar bien los vientos, cavar un reguero alrededor de la tienda de campaña, etc., etc., son precauciones vitales a tomar por si nos sorprende una tormenta. 

Esta crisis tiene que habernos servido para algo, lo contrario sería muy triste. Ha tenido que servirnos para aprender que para aprender que han cambiado los tiempos, y por tanto debemos cambiar los procedimientos y los conceptos. De esta crisis, quienes logremos salir de ella y quienes nazcan tras ella, debemos haber aprendido que ya nada es casual, superfluo, ni independiente, en el mundo de los negocios. 

Pantuas nació como estudio de diseño gráfico, pero las evoluciones de las tecnologías, de la sociedad, de los propios clientes…, nos obligaron a evolucionar también, incorporando multitud de disciplinas ajenas a ese concepto. Aprendimos que el Diseño (así con mayúsculas) es mucho más que una apariencia estética, mucho más que la interpretación de la filosofía del cliente para adecuar su imagen, y su estrategia de comunicación, a la misma. El diseño debe ser toda una filosofía que encaje con el mercado, con la oferta y la demanda, con la visión del futuro cercano y remoto. Llegamos a la conclusión de que todo está unido, de que el diseño y el marketing ya no son cuestiones a separar.

De hecho hemos creado el concepto “Diseño Diferencial” con el objetivo de ofrecer, a quien lo demande, no solo la imagen, y la estrategia de comunicación, de su empresa, sino también unir eso con las bases que, desde nuestra amplia  experiencia y conocimientos, consideremos vitales para el desarrollo óptimo de su negocio. 

En este país no está aún asumida del todo la absoluta necesidad de un diseño experto, la comprensión de su universalidad y la aceptación de que cada empresa tiene que tener obligatoriamente una personalidad propia y perfectamente definida, cuando ya debemos empezar a asumir que además debe asimilarse a muchos más conceptos.

Pero no debemos menospreciar esta realidad. Muchas de esas empresas desaparecidas con esta crisis, han muerto precisamente porque nacieron con mucho entusiasmo y con mucho conocimiento de su producto, pero seguramente frágiles, por desconocimiento, en muchos otros aspectos absolutamente necesarios para asentarse sobre el terreno. Rogamos al viento por ellos, y por todos aquellos profesionales que lo hicieron bien, pero no pudieron resistir, para que les respete y puedan volver a surgir de sus cenizas. 

A nosotros nos gusta pensar que seguimos aquí, en pie, porque nacimos con vocación de futuro, escogimos cuidadosamente el terreno que pisábamos, plantamos nuestras tiendas en la calidad, el compromiso, y las aseguramos con “vientos” de responsabilidad y de respuesta ante los problemas, de garantía y colaboración, con flexibilidad y constante investigación de tendencias y tecnologías. Escogimos, con sumo cuidado, vender lo que sabíamos hacer mejor, investigamos productos, soluciones y clientes y nos dispusimos a plantar cara, en cualquier circunstancia, al temporal.

Hoy por hoy, nuestros propios clientes han terminado por reconocerlo así y, por eso, ahora cuando llega el clamor de la tormenta, la parte del viento que nos toca, es bastante menor. Por eso a ellos agradecemos también haber llegado hasta aquí. Porque han comprendido que nuestra labor era un intangible del presente, muy tangible y rentable en un futuro a corto, medio, y largo plazo.

Hoy, a pesar de todo, aquí estamos, y podemos decirlo con orgullo, porque no ha sido fácil, ni mucho menos, hacer comprender a muchos que la imagen de su compañía, era tan importante o más que la suya propia. Pero en eso pusimos todo nuestro empeño, y cuando llegó el viento, se llevó a Clark Gable, a Vivian Leigh, y a muchas empresas y promesas. En cambio no pudo con nosotros.

Gracias, porque hoy, el viento, respeta a Pantuás.



“SESIÓN CONTINUA”