miércoles, 4 de marzo de 2015

Mercadeando: KISS*


Javier González Ogando
Director de Marketing en Pantuás 







*Keep It Simple, Stupid!

Siempre que puedo prefiero sustituir los anglicismos por palabras en nuestro idioma que, ya lo sabemos, es extraordinariamente rico y resulta idóneo cuando se trata de dar un enfoque preciosista al discurso. Pero cuando se trata de sintetizar, hemos de reconocer que el inglés lo hace como nadie.

No estoy contando todo esto de manera gratuita. Es de síntesis precisamente de lo que quiero hablar. Hoy comenzamos una nueva entrega de artículos, tenemos un doble titulo que estrenar, y quiero ir a la raíz del asunto: el marketing.

Cada cierto tiempo algún autoproclamado gurú del marketing, se saca de la bocamanga una filosofía barata de andar por casa y convierte esta ciencia en algo lleno de parábolas y metáforas, con el propósito de hacer que cualquiera pueda acceder a los “secretos” y “trucos de magia” de la mercadotecnia, consiguiendo, sin embargo el efecto contrario, complicar aún más cada concepto.

Las parábolas y metáforas solo funcionan cuando quien las recibe es un experto en el mundo del que estas le hablan, de lo contrario solo generan más confusión, y que cada cual interprete lo que le dé la gana de lo que está escuchando, lo que suele traducirse en costosos errores de interpretación y fallidas puestas en marcha de planes equívocos.

Como todas las ciencias objeto de estudio, el marketing debe hacerse simple, pero es complejo. Requiere de un conocimiento profundo de sus leyes, sus tesis, sus técnicas y procedimientos, para poder luego hacer un ejercicio que logre, de manera sencilla, alcanzar los objetivos perseguidos.

En próximos artículos (post, para los fanáticos de lo on-line), intentaré dejar claros algunos de esos conceptos de marketing, que me parece necesario que se conozcan, que se manejen desde un plano de simple conocimiento, para que pueda producirse posteriormente una conversación entre el experto y el neófito. Es vital que el experto en marketing y el empresario, el emprendedor, el autónomo, etc., puedan dialogar en los mismos términos. Pero hacedme caso, empresarios, emprendedores, etc., a no ser que vosotros mismos lo seáis, cuando vayáis a poner estrategias y técnicas de marketing en marcha, consultad de nuevo al experto.

Espero que todo ello nos sirva para acercar posturas, para dejar clara la importancia del marketing y todo su significado, que a veces se minimiza en distintos conceptos simples todos los cuales forman parte sin embargo del mismo, y para entendernos unos a otros en próximos contactos. Pero, como decía, eso formará ya parte de esos próximos encuentros.

Próximo: “¿Bricomarketing? Cómo no hacer un plan”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario